jueves, 14 de septiembre de 2017


                     No hay espacio más grande que este en el que habito,
              sobre el trozo de arena, tierra o ladrillo que me sostiene.
              Tan amplio es el espacio y a la vez tan sencillo.

jueves, 13 de julio de 2017

POEMA


El río abierto frente a mí
se precipita, irrumpe en la pupila,
penetra en la mirada.
Durante la soledad del silencio
la escena me atraviesa.
Solo queda el agua, el lecho
por el que discurre,
los árboles y matojos que la delimitan.
Solo queda el instante,
Un instante de felicidad pleno
en el que se diluye la mente
en el que se desvanece mi cuerpo.
Tan solo perdura el paisaje,
el eterno fluir del silencio.


lunes, 29 de mayo de 2017

lunes, 22 de mayo de 2017

lunes, 17 de abril de 2017

LA ALQUIMIA DE LA COCINA ZEN


Esta Semana Santa la he vivido desde la cocina del Monasterio Zen Luz Serena, alimentando a las cuarenta y ocho personas que hemos participado en el retiro de Acercamiento a la Meditación Zen, impartido por el Instructor José Manuel Maceiras. Cuatro días sumergida entre desayunos, comidas y cenas. Cuatro días observando el rostro de felicidad de los comensales, mientras disfrutaban de los diferentes sabores y texturas de la comida vegetariana.  Y de nuevo los dos niveles de conciencia aflorando en cada movimiento, en cada gesto del cuerpo y de la mente. Dos niveles de conciencia fundiéndose en uno solo, derritiéndose entre el fuego de los fogones.
Por una parte me refiero al hecho de vivir conscientemente el cansancio, el agotamiento físico del trabajo de tantas horas en cocina. Y por otra parte al hecho de experimentar cómo ese mismo cansancio físico me permite acceder a un estado de conciencia, donde los mecanismos de defensa se diluyen y sólo queda la entrega, la felicidad de hacer felices a los otros a través de la comida, a través del alimento de la vida. Y es en esa entrega donde conecto con mi verdadero Ser, libre de pensamientos que lo condicionen, o manipulen.
Mientras cocino, mientras el mundo de los pensamientos desaparece, siento que estoy en casa, siento que recupero la inocencia de ver las cosas por primera vez. Una manzana, un tomate, o un simple repollo son suficientes para experimentar la vida entre las manos. Siento que habito plenamente el cuerpo en el que vivo a través del tacto, de los olores, de los sabores. Todo lo que veo, todo lo que me rodea es la casa en la que habito, cuando abandono los pensamientos y solo queda en mi interior el silencio de los fogones y el crepitar de las ollas de la cocina. Tan sólo necesito “ser y estar” en el acto de cocinar.
 Resulta curioso cómo según la gramática española, los verbos copulativos “ser y estar” no expresan nada si no van acompañados por un sujeto que ejecuta la acción y un predicado que le atribuye las características de la acción al sujeto. Y sin embargo lo expresan todo, todo lo que es inabarcable, cuando los desnudamos de ese sujeto y ese predicado que los acompaña.

La alquimia de la cocina zen, es la alquimia de la vida, cuando permitimos que ella se manifieste sin las interferencias de la mente y de la cárcel a la que nos somete el pensamiento dualista. La alquimia de la cocina zen es permitir que ese pensamiento dualista con el que erróneamente nos identificamos, arda en el silencio de los fogones para que aparezca la magia de los sabores,  la fusión de los alimentos que nos nutren y nos dan la alegría de ser y estar presentes día a día, instante tras instante.

sábado, 25 de marzo de 2017

Primavera en el viento

El viento bate
los muros  de la piel
y se adentra en los huesos
más allá del lugar
donde surge el aliento,
el vacío donde brota la vida.
El viento barre el miedo
lo disuelve en la nada
más allá de mi cuerpo
más allá de mi ser.