miércoles, 25 de abril de 2018

lunes, 29 de enero de 2018

LA MENTE
















La mente es cómo un río
por el que fluye el pensamiento
que se alimenta de la tierra
de las piedras y minerales
de los árboles y las plantas.
Se nutre del cielo, del sol
de la luz de un atardecer
de un día cómo el de hoy
o cómo el de ayer o mañana.
La mente es cómo un río
qué se funde con el océano

con el mar infinito de la nada.


sábado, 13 de enero de 2018

EL REGRESO A CASA



Después de vivir durante tres años y medio en el Monasterio Budista Zen Luz Serena, primero como residente y después como monja novicia, llegó el día de la Ceremonia de Ordenación de monja Nyudô, que significa, sacerdotisa laica. El 31 de Diciembre del 2017, el último día del año, recibí la ordenación en una solemne ceremonia oficiada por el Maestro Dokushô Villaba, en presencia de la Sangha y de gran parte de mi familia biológica, recibiendo el nombre de Myôkô, que significa Luz Clara. Así cómo mi hermana en el Dharma Marie José F. recibió la ordenación de monja novicia, con el nombre  Myôshin, Corazón Maravilloso.
Desde aquí quiero hacer público el eterno agradecimiento que siento hacía mi maestro Dokushô Villalba, por su inquebrantable entrega y dedicación a los tres tesoros: el Buda, el Dharma y la Sangha durante toda su vida. Así como hacia todos los herman@s  en la Vía que han hecho posible que este milagro suceda.
Ser monja Zen, no es ningún título. Los títulos están vacios en su esencia. Ser monja Zen, significa sencillamente, para mí, haber emprendido el viaje de regreso a casa, a través del silencio y de la meditación Zen. En palabras del maestro Dokushô:
“ La práctica de zazen, la meditación zen, es una alta tecnología de conocimiento. Es la aplicación práctica y concreta del ‘conócete a ti mismo’ de Sócrates. Esto requiere dedicación continuada durante años, durante toda la vida, y un maestro de meditación que te ayude a situarte en el laberinto de espejos que es la mente. Aunque aparentemente simple – de hecho, consiste en sentarse y sentirse, la meditación zen encierra una gran complejidad, y solo a través de la práctica continuada podemos iluminar las sombras de nuestra caverna interior.” 
Y es iluminando dichas sombras, cuando la Luz de la compresión aparece. Cuando el significado de la vida brota desde las profundidades  del Ser que somos. La práctica diaria de la meditación zen me lleva a que esté donde esté, ocurra lo que ocurra, tanto dentro como fuera de mí ser y de mi cuerpo, esté siempre en casa. Llega un momento en que es tan evidente, tan clara la no separación, la no dualidad entre lo que pienso y lo que hago, entre lo que está dentro y lo que está fuera, que a veces me resulta irreal la ceguera en la que nos vivimos inmersos cada día.
El mayor enemigo está en la mente. Es la ignorancia de ignorar quienes somos en cada momento, lo que nos lleva a rumiar nuestro propio sufrimiento interno y a perdernos en él. Lo que nos lleva a generar guerras y conflictos entre países y entre nosotros mismos. Cada vez que desconecto de la fuente me convierto en mi propia prisionera, en mi propio verdugo. Cada vez que me evado, que huyo de mí misma, todo se empobrece y se vuelve pequeño y mísero. Por el contrario, cuando me entrego a vivir el presente, cuando me siento en zazen día tras día, sin nada más que la ecuánime observación de la mente y de las emociones, me libero de la presión que ejercen sobre mí los pensamientos y la vida se vuelve infinita y plena.
Tomar conciencia de la propia fragilidad, de la precariedad de la existencia y vivir en medio de la vulnerabilidad de saberse frágil, infinitamente frágil y vulnerable, te lleva a no tener nada que demostrar, nada por lo que aferrarse. Y es desde ahí, desde ese punto de desnudez, desde donde surge la fuerza y el poder de abrir los ojos a la vida, para sentir y experimentar la inmensa gratitud y libertad que conlleva crear el hábito de vivir día a día, instante tras instante, en la misma mismidad de un único instante.  El instante en el que todo confluye, en el que todo es, pues es ahí donde ocurre el milagro, donde las cosas se dan sin ningún esfuerzo y sólo queda vivirlas desde el corazón, desde el gran Ser que todos somos.
Todo está ya en ti. No busques más
No vayas a buscar en la jungla inextricable
Al elefante que está tranquilamente en casa.
Nada que hacer…. Nada que forzar…. Nada que querer….
Y todo se hace completamente solo.”

Este poema del Lama Guendum Rimpoché ha permanecido en la cabecera de mi cama durante tres años, hoy lo he sustituido por el koan que me entregó mi maestro el día de la ordenación y que me acompañará el resto de mi vida.
"Qué así sea para el bien de todos los seres"
.

Myôkô Roch

viernes, 12 de enero de 2018

martes, 26 de septiembre de 2017

TRANSMUTACIÓN DEL INSTANTE



                                        Qué dulce la muerte
                                        qué alegre la vida
                                        cuando la libero de mí
                                        sin el yo, sin el tú.


Navego en un mar de aire,
sumergida en la espesura del bosque,
entre los pinos y las piedras,
sintiéndome, viajando
a través de un instante
libre, imperecedero y frágil
Tan frágil como el aire
que penetra en la piel
y sacude la vieja y oxidada
armadura del pensamiento.
Me sumerjo en el ritmo interno
del paisaje, que atraviesa mi cuerpo
entre los pinos y el olor de la hierba,
donde el latido de la vida brota
con la misma cadencia unificada
de un único organismo vivo,
la conciencia testigo
que emerge en cada instante.


jueves, 14 de septiembre de 2017


                     No hay espacio más grande que este en el que habito,
              sobre el trozo de arena, tierra o ladrillo que me sostiene.
              Tan amplio es el espacio y a la vez tan sencillo.

jueves, 13 de julio de 2017

POEMA


El río abierto frente a mí
se precipita, irrumpe en la pupila,
penetra en la mirada.
Durante la soledad del silencio
la escena me atraviesa.
Solo queda el agua, el lecho
por el que discurre,
los árboles y matojos que la delimitan.
Solo queda el instante,
Un instante de felicidad pleno
en el que se diluye la mente
en el que se desvanece mi cuerpo.
Tan solo perdura el paisaje,
el eterno fluir del silencio.